lunes, 15 de octubre de 2012

Rómulo Gallegos




Rómulo Gallegos Freire Nació en Caracas el 2 de agosto de 1884. Hijo de Rómulo Gallegos Osío y de Rita Freire Guruceaga. Su infancia se desliza en Caracas; aquella ciudad con aire provinciano, apegada aún a costumbres antañonas y a un discurrir tranquilo, todo lleno de reminiscencias coloniales. En 1894, ingresó en el Seminario Metropolitano, pero sale obligado no sólo por su corta edad sino por la muerte de su madre y por la necesidad de ayudar a su padre a sostener la familia. El dolor hiere su infancia y lo hace presa de su espíritu soñador, lo que marcará en su sensibilidad de niño signos de su apasionada religiosidad. Estos signos lo conservarán durante toda su vida, y aunque fue un hombre abierto a todas las ideas sociales, un hombre que estaba por encima del bien y del mal, se reflejarán, en los años futuros, en la singular rigidez de su existencia.
Termina de cursar su primaria entre 1898 y 1901, año en que ingresa en el colegio Sucre, donde tiene como maestros a Jesús María Sifontes y a José Manuel Núñez Ponte y recibe el título de bachiller en 1904. En ese mismo año, se inscribe en la Universidad de Caracas para seguir la carrera de leyes, la que abandona en 1905. En 1906, fue designado jefe de la estación del Ferrocarril Central, en Caracas. Ya Gallegos había comenzado su larga trayectoria como escritor. En 1903, redactó el semanario El Arco Iris. Cuando el 31 de enero de 1909 aparece el primer número de la revista “La Alborada”, de la cual es uno de los redactores, y será en esta revista donde Gallegos va a publicar algunos de sus ensayos más conocidos.Al año siguiente (1910), publica en la revista “El Cojo Ilustrado Desde esta ciudad”.
Se casa por poder el 15 de abril de 1912 con su novia Teotiste Arocha Egui. El 4 de junio siguiente muere el padre de Gallegos, y éste regresa a la capital, donde es nombrado, el mismo año, subdirector del Colegio Federal de Caracas, el cual más tarde sería el liceo Caracas para ir seguidamente a la Escuela Normal de Caracas y volver, como director, al ya liceo Caracas (1922-1930). Allí conoció a muchos de los que 20 años después le instarán a encabezar la formación del partido Acción Democrática. En 1913, publicó unos cuentos bajo el título de “Los aventureros”.En 1920, contando 36 años de edad, sale a la calle su primera novela, El Último Solar, en 1930, con el título de Reinaldo Solar.
La creación narrativa de Gallegos adquirió la fuerza lenta pero poderosa de afianzamiento de la ceiba o del roble. Propietario y director de la revista Actualidades (1920-1922), fue también director de la revista Lectura Semanal. Un oportuno viaje a Europa, el triunfo de Doña Bárbara (1929), Y en Europa, en Barcelona de España, concluyó 2 de sus obras magnas: Cantaclaro (1934) y Canaima (1935). Después de la muerte de Gómez (1935), Gallegos regresó a Venezuela a iniciar una gestión de hombre público relevante, publicó algunos libros, pero ninguno de ellos alcanzó el vigor creativo de la trilogía compuesta por Doña Bárbara, Canaima y Cantaclaro.
La parábola creativa de Gallegos inicia su descenso después de Cantaclaro. Pobre negro (1937) es una novela desigual sobre los acontecimientos políticos de la Guerra Federal. La construcción de Sobre la misma tierra (1941) es mejor, pero la escritura es de pinceladas cortas, sin el aliento acostumbrado, como un guión de cine. La versión publicada de El forastero (1942), rehecha, pues el libro había sido escrito en 1921, resulta muy inferior a la original.
Aunque persiguiera en sus libros una finalidad edificante, el propósito moralista se diluía cuando se apoderaba de él la pasión de la pura ficción. Es el arte de escribir lo que le concede a su obra, en sus momentos culminantes, su valor específico, no las ideas de bien o de crítica y denuncia sociales. Constructor antes que imaginador, maestro antes que artista, educador antes que inspirado, dentro de esa armadura intelectual de elección ética, el daimon de la creación y de la imaginación penetró su obra, lo asomó a inquietudes y misteriosas realidades.
Culminó con su ascenso a la Presidencia de la República en 1948. Fue Nombrado ministro de Instrucción Pública en marzo de 1937. Es electo diputado al Congreso Nacional en 1937, en representación del Distrito Federal (1937-1940). Ejerce la presidencia del Concejo Municipal del Distrito Federal (1940-1941). Es lanzado como candidato presidencial de oposición en un mitin en el Nuevo Circo de Caracas en 1941. El partido Acción Democrática, del cual figura como miembro fundador, lo postulará como candidato a la presidencia en 1947 y será electo presidente constitucional. Es derrocado por un golpe militar el 24 de noviembre de 1948. Va al exilio para no volver a Venezuela. Durante ese segundo exilio, muere su esposa en Ciudad de México. Su misma civilidad, su rechazo de la violencia bárbara, procedió inicialmente d e hechos existenciales.
La obra de Gallegos nunca es optimista o mejor dicho, en el fondo, pese a que los «buenos» triunfen, constituye una toma de conciencia poderosa e intuitiva de la imposibilidad de ser uno se destacó como político y personaje preocupado por su país y trabajando durante toda su vida para mejorar no el sistema político como tal sino para el bienestar de su pueblo mismo. Sus varios viajes por su país, América Central y Europa le permitieron conocer diferentes maneras de pensar y percibir la vida alrededor de uno.
Rómulo Gallegos fue, por la fuerza incontrastable de su acción, por la claridad de su pensamiento, por la gallardía de su espíritu, por la nobleza, firmeza y valentía de sus principios, la más alta, la más vigorosa representación del intelecto venezolano de los últimos tiempos. Premio Nacional de Literatura (1957-1958), elegido por unanimidad individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua (1958), Rómulo Gallegos es reconocido como uno de los primeros escritores del país. En 1965, se crea el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos y en 1972, se funda en Caracas el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG). Muere en Caracas el 7 de abril de 1969.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada